Image Image Image Image Image
¡Llámanos! 967 10 51 41   |   info@unoeditorial.com
Scroll to Top

To Top

Un lugar de la Mancha

La patria de don Quijote al descubierto

Varios autores

No ficción, 166 páginas

ISBN: 978-84-18659-44-7

PVP (papel): 16,95 €

Comprar

  • Un enjundioso ensayo en el que sus dos autores analizan la primera edición del Quijote de cabo a rabo y con lupa, como si de detectives literarios y aventureros históricos se tratase, para resolver con fortuna y acierto el más famoso y conocido de los acertijos novelescos, formulado hace más de cuatro siglos en el inicio de la gran obra cervantina: «En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…».
     
    ¿Cuál es ese famoso lugar? ¿Por qué Cervantes no quería recordar su nombre? En estas páginas se da cumplida respuesta a esas dos preguntas con una larga lista de argumentos a cuál más interesante, teniendo en cuenta la vida y circunstancias del Manco de Lepanto, tomando como base documentos históricos, mapas antiguos y referencias varias, con rigor, seriedad y de manera muy convincente.
     
    También se mencionan aspectos de la novela muy interesantes, hasta el punto de que este libro sirve en parte como incitación a su lectura. Se habla aquí de la velada presencia de san Juan de la Cruz en la obra, se explican varios pasajes, se sitúan varias ventas que aparecen en el texto y se proporciona la descripción geográfica detallada de varios de los recorridos del Caballero de la Triste Figura.
     
    Los autores, abogado uno y cartógrafo el otro, han aportado una visión multidisciplinar que aúna lo literario y lo tecnológico, su pasión por el texto cervantino y su afición a desmenuzarlo hasta el más mínimo detalle. Han tenido el acierto de elegir las fuentes adecuadas, la paciencia de abordar el problema desde todos los puntos de vista, el tesón de seguir todas las pistas hasta el final y la habilidad para ordenar toda la información en un texto agradable de leer.
     
    En suma, se ha resuelto el mayor enigma literario que han visto los siglos. Ya sabemos el nombre del famoso lugar de La Mancha y el motivo que tenía D. Miguel para querer olvidarlo.
     

  •  


    Francisco José Valera y Álvaro Anguix.