Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

Menu
Ver ficha
Read More
Memorias de un chico de Vallecas piloto de caza de la República

Memorias de un chico de Vallecas piloto de caza de la República

Miguel Ángel Sanz

Ensayo, 239 páginas
ISBN: 978-84-15127-50-5
PVP (papel): 15 €
Este libro es una versión excepcional, escrita por un hombre que no siendo partidario de hacer guerras, se encontró envuelto en la Guerra Civil Española y después en la II Guerra Mundial. En este libro, nos cuenta lo que él vivió en tanto que soldado de tierra y después como piloto de caza. Siempre estuvo del lado del perdedor tanto en España como en la ocupación de Francia, viviendo la invasión nazi. De ello guarda muchos recuerdos trágicos, que en parte están contados con humor y en ocasiones de forma cómica, aquello que no fue comedia. Todo está escrito como lo vivió y lo sintió. Fue enviado a la Unión Soviética por el Gobierno de la República para especializarse en uno de los aviones de caza más modernos del mundo de aquella época. Con él mantuvo numerosos combates. Alguno de ellos nos comenta en sus memorias, así como sus fugas constantes de los campos de concentración, sus estancias en prisión en Alemania, Francia y España, todo ello de forma pintoresca, amparado por una suerte que no le ha abandonado nunca. En el año 2005, este libro recibió la distinción “coup de cœur” de l’Aérobibliothèque (France), calificando su contenido como edificante y apasionante.
ÁNGEL SANZ, AVIADOR DE LA REPÚBLICA La autobiografía de Miguel Ángel Sanz no sólo es un fiel reflejo de la infancia y juventud de un muchacho de Vallecas, una de las barriadas más populares de Madrid, sino también un punto de vista diferente sobre la tragedia más reciente de la historia contemporánea de este país. Nos encontramos ante el complejo periplo vital de un joven madrileño que tuvo la oportunidad de convertirse en aviador. En plena contienda, Sanz cambia el fusil por un viaje a una escuela de aviación en la URSS de la que regresa convertido en piloto de Polikarpov I-16 Mosca, el mejor avión de caza de las Fuerzas Aérea de la República. Gracias a este relato, nos introducimos en la dura contienda aérea que tuvo lugar en los cielos de España protagonizada mayoritariamente por un conjunto de españoles que se vieron obligados a dejar a un lado su juventud para combatir en la guerra. Estas páginas, como no podían ser de otra manera, rezuman la vitalidad de un veinteañero que formaba parte de la 3ª Escuadrilla del Grupo 21, una de las unidades más conocidas de la aviación republicana, donde era conocido por un mote (Vallecas) que reflejaba a la perfección la especial idiosincrasia de los habitantes de este barrio madrileño. En esta autobiografía Sanz no oculta la dureza, los sinsabores y las decepciones que la cruda realidad de la guerra aérea de España les deparó a todos los miembros de su generación. Estos sentimientos, además, se vieron acrecentados por la amarga experiencia de la derrota y el sufrimiento experimentados en los campos de internamiento franceses durante el duro invierno de 1939. Sin embargo, aportando grandes dosis de humor y vitalismo desenfadado, su autor tiene la habilidad de enmascarar la tragedia de ser un refugiado español en la Francia ocupada por los nazis –de quienes tiene que huir en varias ocasiones- su huida a España, su detención y encarcelamiento, la vida y trabajo en clandestinidad y el exilio definitivo junto a su familia en el país vecino. En París, Sanz, al mismo tiempo que reconstruye su vida personal y laboral –en la que obtendrá gran éxito- forma parte de la fraternal comunidad de los aviadores republicanos exiliados con quienes constituirá el embrión de las asociaciones que reivindicarán durante la democracia su condición como militares profesionales de la II República. En definitiva, este libro condensa tanto los recuerdos bélico-aeronáuticos de Vallecas, el piloto de la 3ª Mosca, como las experiencias de un aviador republicano que a lo largo de su vida supo darle significado a dos grandes virtudes del ser humano: la simpatía y la amistad Carlos Lázaro Ávila, Licenciado en Historia y Doctor en Antropología
Miguel Ángel Sanz
C O M P R A R