Image Image Image Image Image
¡Llámanos! 967 10 51 41   |   info@unoeditorial.com
Scroll to Top

To Top

Portada del libro "El único milagro"

El único milagro

Graciano Armero Berlanga

Poesía, 194 páginas

ISBN: 978-84-18881-52-7

PVP (papel): 12 €

Comprar

  • En un mundo distante, donde casi todo se ve, se tramita e incluso se realiza por pantalla que, bajo la apariencia de cercanía, nos sume paradójicamente en el aislamiento más absoluto rubricando así nuestra condición de soledad, no hemos de sentir rubor alguno al decir que hay que recuperar las palabras, fundamentalmente aquellas que se nos han devaluado.
     
    Nunca dejaré de preguntarme por qué hay dimensiones humanas que, a pesar de su alto significado para edificar tanto la personalidad como la convivencia, son objeto de chalaneo. De entre estas dimensiones, destaca una, banalizada de tal manera, que ha degenerado hasta bajar a la altura de lo meramente físico, o aprovechada por los especuladores convirtiéndola en mera mercancía para hacer caudal, o degradada hasta el punto de ser motivo de arreglos de conveniencia, o apropiada en exclusiva por confesiones religiosas para modelarla y encajarla en sus dogmas. Tal ha sucedido con ese valor que se llama amor, una de las palabras que hemos de recuperar con todo su significado. Sin rubor.
     
    Que en estos tiempos la reivindiquemos puede que dé motivos para que se nos catalogue de utópicos. Es que lo somos, porque el utópico es el ser humano de su tiempo. Y nunca como hoy, cuando el reinado de lo efímero destruye cualquier intento de permanencia, se echa tanto en falta la utopía. Ahí es donde se incardina el milagro, una vivencia ideal tangible que no se verá completa porque siempre ha de estar en proceso de construcción, como la utopía, que nunca se alcanza. Así es el amor.
     
    Para enfilar esta indefinida, interminable y arriesgada aventura es urgente arrojar por la borda toda especie de extrañas adherencias que se han acumulado sobre este privilegio de unos seres, los humanos, en posesión de inteligencia, que saben amarse.
     
    Recuperada la palabra cuyo contenido es la forja de dos, los versos de este libro contienen toda la pasión volcada en dignificar ese ser capaz de la mayor perfección, quien para mí, a pesar de que ella no sea consciente de su grandeza, dispone del secreto de la utopía que decimos.
    Ella es la causa y el fin de los poemas que he creado. Y se llama mujer.
     


  • Graciano Armero Berlanga
     
    Doctor en Filosofía, ha desarrollado su trabajo como profesor en Enseñanza Media, sin descuidar nunca su apasionada dedicación por la escritura.
     
    De entre sus libros publicados, subrayamos estos:
    Quebrar albores. El segundo Quijote cuatro centurias después, Altabán, 2015, en el cuarto centenario de la publicación de la segunda parte del Quijote; Asamblea plenaria. Juicio a Cervantes, Altabán, 2016, en el cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, con ilustraciones de Elena Oliver Lloret; La mujer, causa final, Uno Editorial, 2017, poemario en elogio de la mujer, ilustrado por Elena Oliver Lloret y María Lloret Rodríguez.
     
    Asiduo colaborador de la revista Barcarola, además de algunos poemas, ha aportado estos ensayos: Celestina o la revolución, en el quinto centenario de la publicación del libro de Fernando de Rojas; Sin nostalgia, con motivo del treinta aniversario del Mayo Francés; Fuego cruzado en el Quijote. Vigencia o caducidad de una axiología, por la conmemoración de la publicación del primer Quijote; Camus, contrapunto de Sartre, en el dossier por el centenario del nacimiento del primero; El Quijote o la dimensión interminable, por el cuarto centenario del segundo Quijote; Cervantes ante sus personajes, en el cuatrocientos aniversario de su muerte; Juan Rulfo. La vida en la ficción, como contribución a la celebración del centenario del nacimiento del escritor mexicano; Mientras agonizo, París es una fiesta, sobre Faulkner y Hemingway, en el dossier sobre la Generación Perdida.
     
    Como articulista, ha colaborado semanalmente con el periódico La Verdad durante dieciocho años.