Image Image Image Image Image
¡Llámanos! 967 10 51 41   |   info@unoeditorial.com
Scroll to Top

To Top

Cocina fácil

50 recetas para no iniciados

Jesús Domínguez Velázquez

Cocina, 98 páginas

ISBN: 978-84-18659-09-6

Comprar

  • Este modesto recetario de cocina va dirigido a aquellas personas que, por las circunstancias que sea, no han entrado en la cocina o han entrado poco (a cocinar, claro), como es el caso del autor al que le entró la fiebre de cocinar tras jubilarse.
     
    El texto contiene 50 recetas, la mayoría con fotografía del resultado final, de platos habituales, corrientes y cotidianos, vamos, de los que hemos comido toda la vida.
     
    Algunas recetas son muy elementales, pero también el autor tuvo que aprenderlas. Y merecen un hueco en este recetario por ir dirigido a novatos.
     
    En cada plato se muestra el proceso de elaboración con un, reconoce el autor, exceso de detalle en lo referido a los tiempos, nivel de fuego, etc. Pero el detalle es adecuado para quien empieza a cocinar.
     
    ¿Qué ganaremos con nuestra implicación en la cocina? Dos cosas fundamentales que el autor corrobora y confirma: 1. Sentirse más útil y 2. Ganar autoestima, cuestiones muy solapadas. Y esto ocurrirá porque los platos, salvo alguna excepción inevitable, saldrán bien o muy bien.
     


  • Jesús Domínguez Velázquez (Salillas de Jalón, Zaragoza, 1954) es médico jubilado del Servicio Aragonés de Salud. Entre las diversas ocupaciones que se buscan los jubilados en su nuevo estado, el autor decidió entrar en la cocina, más de lo que lo había hecho antes con el fin de hacer recetas de toda la vida bajo la supervisión de su mujer.
     
    A pesar de la saturación del mercado en publicaciones de cocina, decidió sacar a la luz este librito dirigido a personas no iniciadas, o poco iniciadas, en la cocina y que han pensado implicarse más en ella. El texto contiene 50 recetas corrientes y sencillas, lo que hemos comido de siempre, sin extraños maridajes ni originales innovaciones. El autor ya es adicto a los sofritos y ahora no hay quien lo saque de la cocina.