Image Image Image Image Image
¡Llámanos! 967 10 51 41   |   info@unoeditorial.com
Scroll to Top

To Top

Cicatrices de agua

Jordi Mas Rabassa

Ficción, 188 páginas

ISBN: 978-84-18438-36-3

PVP (papel): 15 €

Comprar

  • "Deseo que todas las personas que lean este libro, además de disfrutarlo, puedan encontrar alguna afinidad con el mismo, por mínima que sea, que les pueda hacer sentir que están en este mundo por algún motivo ya que del resto se encarga el mismo sistema en el cual todos nos encontra­mos sumidos, sin tener ninguna posibilidad de escapatoria."
     
    El autor
     


  • Jordi Mas Rabassa (Barcelona, 1962) es titulado en dibujo y pintura por la “Escola Massana” de Barcelona (Ar­tes y Oficios) y también titulado en distintas formaciones inútiles hasta el momento, por parte del INEM, to­davía no desarrolladas.
     
    Nómada por vocación, ha viajado por todo el mundo, realizando una extensa obra plástica que ha deriva­do en la creatividad gráfica, desarro­llada como profesional desde hace algunos años.
     
    Distintas exposiciones de obra plástica y una extensa lista de colabora­ciones gráficas en medios de comunicación nacional e internacional, pasando también por producción editorial, le definen como un auténtico mercenario del píxel y el vector, siempre dispuesto a afrontar cualquier desafío creativo.
     
    La afición por la escritura es una de sus facetas más personales que ha ido evolucionando a lo largo de bastantes años y en un proceso de reco­pilación de distintos de textos, dormidos desde el año 2010, el autor ha aprovechado el tiempo de confinamiento para prepararlos y pasar al nivel de su publicación, agrupándolos en este libro.
     
    Con una experiencia vital muy fluida, la descripción de los personajes tiene un directo paralelismo con su vida privada, plasmando de manera muy cinematográfica, muchas escenas personales que se mueven en una compleja realidad, adornada en distintos casos por una dosis de elabora­da ficción.
     
    En resumen y citando una frase de Peter Kaldheim: “Nunca dejé de soñar, que podía ser mejor de lo que era”.