Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

Menu
Ver ficha
Read More
Liberi Ars Amandi

Liberi Ars Amandi

Antonio Álvarez Veci

Ficción, 190 páginas
ISBN: 978-84-17487-74-4
PVP (papel): 12 €
Este libro que tienes entre las manos no es un relato erótico. Tampoco es una apología, ni una biografía, ni una novela romántica. Es mucho más. En tu mano está averiguar si compartes su visión en tono al amor, a la pareja, al sexo, a la moral… Puede que asomarte al Mundo Liberal te interpele demasiado. En cualquier caso te hará reflexionar y abrir una ventana a través de la cual no todo el mundo se atreve a mirar. La vida de Darío ha consistido en aprender a ser libre, en explorar sus límites, conocerse y tratar de comprender al resto. Nada de lo vivido ha alimentado miedos o egoísmos, ni ha conseguido separarlo del disfrute de lo sencillo. El Amor y el Sexo no son una excepción. Junto a Eva inicia una andadura en la que ambos van despojándose de lo artificial, combatiendo sus miedos y luchando contra su propia moralidad. Aún no saben hacia dónde los llevará este viaje, ni tampoco si lograrán construir una historia de amor eterna, pero sí están seguros de que será natural y auténtica.
Antonio Álvarez Veci. Bilbao, 1976. Lo veo por primera vez en la terraza de un café de Santander. Un cigarro de liar en la mano y un generoso café solo con hielo sobre la mesa. Sus ojos se concentran en un cuaderno escrito en tinta negra. Crea al aire libre y no entre cuatro paredes, tiene pinta de conocer la calle como la palma de su mano y rezuma mesurada irreverencia. Automáticamente pienso en un hombre de letras, pero su indumentaria y un par de detalles más me hacen dudarlo. Su pelo largo, cuidada barba espesa, camisa amplia de corte medieval y pantalones anchos le dan un particular aire hippie. Del bolsillo trasero cuelga un mosquetón de los que usan los escaladores y su calzado pronto me indica que es carne de montaña. Me aventuro a invadir su privacidad a pesar de romper con ello esa soledad pública de la que gusta. Me recibe con calidez, aunque curiosamente lo acompaña un toque de timidez bien gestionada. “Demasiado bien”, me digo sonriendo. Con el primer par de frases que intercambiamos percibo ya un buen uso de la palabra y un material de los que invitan a seguir conociendo de forma distendida. Literatura, Historia, lectura y escritura, educar y deseducar, lo cotidiano, los vicios y las banalidades mundanas, jugarse el tipo con cerebro, el amor, el sexo y la amistad… La vida en un par de horas de conversación con un creador cuasi profesional de paradojas concentradas en sí mismo.
Antonio Álvarez Veci  
C O M P R A R

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*