Image Image Image Image Image

Twitter y Facebook para escritores

Ir al índice de la Guía

 

 

Twitter es una plataforma de microblogging que permite escribir mensajes de no más de 140 caracteres. El acceso y uso es gratuito, cualquiera puede abrir una cuenta, colocar su foto de perfil, escribir algún texto descriptivo sobre su actividad, poner un hipervínculo a su web y empezar a escribir tweets.

Puedes seguir a otros usuarios de Twitter y verás sus tweets en tu línea de tiempo, de la misma manera que otros pueden seguirte a ti. También se pueden enviar mensajes a usuarios (privados o públicos) y participar de conversaciones comunes mediante los hashtags #.

 

Se puede decir que hay cuatro tipos de usuarios en Twitter:

-Los que comparten: principalmente se dedican a encontrar información útil y luego la comparten con sus seguidores en forma de hipervínculos a artículos interesantes.

-Los que conversan: que gastan la mayor parte de su tiempo en hablar con seguidores y amigos.

-Los que hacen promoción: gente que se dedica a promocionar sus productos o imagen.

-Los seguidores: gente que usa la plataforma para mantenerse informado de las noticias o tendencias sobre sus temas de interés.

 

Lógicamente estos perfiles no son puros al cien por cien, y la mayoría de usuarios de la plataforma son en mayor o menor grado gente que comparte, que conversa, que promociona y que sigue.

 

Algunos consejos para usar Twitter:

-Intenta tener algún tipo de línea editorial concreta, concentrar tu actividad en uno o varios temas que te interesen. Por ejemplo, si eres autor de novelas de misterio puedes incorporarte a las redes de Twitter dedicadas a esos temas. Si eres psicólogo y te pasas el día leyendo sobre tu disciplina, puedes compartir tus hallazgos en tu cuenta de Twitter.

Minimiza el número de gente a la que sigues. El exceso de tweets acaba convirtiendo la herramienta en una fábrica de “ruido”, imposible de abarcar. Elige con cuidado la gente a la que sigues, y pregúntate regularmente si sus tweets son valiosos y te proporcionan información interesante. Si no es así, simplemente deja de seguirlos. Lo aconsejable es no seguir a más de 100 o 200 personas, aunque depende del tiempo que dediques a leer tweets en tu día a día.

Respeta el tiempo de tus seguidores. No pongas tweets sólo por añadir cosas, ponlos cuando pienses que van a aportar información valiosa a tus seguidores.

-Conseguirás incrementar tu base de seguidores poco a poco, a base de compartir contenidos interesantes. Huye de los miles de “trucos” que puedes encontrar en la red para ganar seguidores (por ejemplo seguir sistemáticamente a miles de personas con la esperanza de que un porcentaje decida seguirte a ti). Valen más 100 seguidores dedicados y genuinamente interesados que miles que no saben ni por qué te siguieron y que probablemente no vean tus tweets entre los cientos que tendrán cada minuto.

-Algunos básicos de la cortesía en Twitter: no pidas a desconocidos que te sigan, no hables todo el día de tu libro, no esperes que te sigan aquellos a los que sigues, no pongas tweets de cosas sin interés (por ejemplo lo que has desayunado), sé positivo.

-Por último lo más importante: Twitter NO vende libros, es una herramienta para mantenerte informado de las cosas que te interesan, para aumentar tu red de contactos, y para construir con tiempo y trabajo una plataforma que te permita aumentar tus posibilidades de promocionar un libro.

 

Facebook

Igual que Twitter, Facebook permite compartir contenidos (sin limitaciones de espacio) entre una red de gente, aunque en este caso el ámbito es más privado porque el usuario es quién decide qué gente puede ver sus contenidos y qué gente no. Es decir, Facebook está más orientado a mantener una relación con tus amigos y familiares.

Cuenta, sin embargo, con la posibilidad de lanzar páginas de empresa con seguidores que se incorporan automáticamente a la conversación, sin necesidad de autorización previa, así que como escritor puedes plantearte tener un perfil profesional en Facebook por esta vía.

El problema de Facebook es que cambió sus políticas y dejó de mostrar sus mensajes al 100% de la audiencia (cosa que sí hace Twitter). Es decir, que limitó el alcance orgánico, de tal manera que solo entre el 10 y el 16% de tus seguidores verán el contenido que cuelgues. Salvo que contrates publicidad pagada, es decir Facebook Ads, que no parece que funcione demasiado bien a la hora de vender libros.

 

 

Ir al siguiente post: Regalar el ebook,
vender el papel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*