Image Image Image Image Image
¡Llámanos! 967 10 51 41   |   info@unoeditorial.com

¿Tapa blanda o tapa dura?

Ir al índice de la Guía

¿Estás dudando entre tapa dura o tapa blanda para tu libro?

La respuesta es fácil: elige tapa blanda.

Bueno, espera, salvo que tengas un presupuesto elevado, y/o quieras hacer un álbum infantil, y/o busques un acabado duradero.

No dirás que no nos mojamos.

¿Pero entonces es un tema de dinero?

¿Con todo el dinero del mundo todos elegirían siempre editar en tapa dura?

Por supuesto que no.

La tapa dura por ejemplo es más difícil de transportar.

Y no permite el acceso a la distribución bajo demanda.

En realidad es una cuestión de dureza o flexibilidad (en todos los sentidos).

Y luego están los gustos particulares de cada uno.

A nosotros por ejemplo nos encantan las ediciones en tapa blanda, de bolsillo, y las bibliotecas con libros variados de todos los tamaños y colores.

Pero hay gente que busca ediciones de lujo, encuadernadas en piel, en estanterías uniformes, con ejemplares del mismo tamaño y ordenados por colores.

Pero, vale, ok, quieres la explicación desde el principio.

Verás: las cubiertas son de dos tipos:

-Lo que llamamos blanda, que en la neolengua de la imprenta se dice rústica.

-Lo que llamamos dura, que en neolengua se dice cartoné.

La diferencia es que la tapa blanda es flexible y va pegada por el interior del lomo, y la tapa dura es rígida y va pegada por los interiores de cubierta (a través de las guardas).

Luego hay materiales, grosores, acabados… pero lo principal es eso.

La tapa blanda (rústica)

La cubierta de tipo rústica (blanda) más usada es una cartulina de unos 240/270 gramos llamada gráfica porque la parte interior no va estucada (algo más propio de una revista).

Se imprime por una de sus caras (incluyendo portada, lomo, contraportada y solapas si las hay) y por la otra no.

Y se suele plastificar en brillo o mate para protegerla de manchas ya que el papel, al ser poroso, absorbe los líquidos con mucha facilidad.

Puede llevar solapas, que son la prolongación de la cubierta que se dobla hacia dentro).

Hay muchos clientes que nos dicen: yo no necesito solapa porque no voy a poner biografía.

Bueno, a ver, la solapa no es solo un espacio susceptible de contener textos o imágenes.

Más bien, y sobre todo, es un acabado que contribuye a:

1) Darle cuerpo al libro (muy aconsejable si tu libro tiene pocas páginas),

2) Proteger el plastificado (al llevarse el canto al interior),

3) Hacer contrapeso para que la cubierta no se combe hacia afuera (para nosotros su función más importante).

Hay otros materiales. Por ejemplo el verjurado.

Se trata de una cartulina rugosa, que suele ser blanca o marrón (aunque las hay de otros colores), que no se suele plastificar, y que penaliza la calidad de impresión (al ser rugoso da menos calidad) y la resistencia a agresiones exteriores (al no ir plastificada) a cambio de un aspecto mucho más elegante y orgánico (queda muy bien con acuarelas, por ejemplo).

Suele ser perfecto para poemarios, pequeños ensayos, libros de aforismos…

Por supuesto hay otros gramajes: 200 gramos, 300 gramos, 350 gramos pero, cuidado, porque no siempre es verdad lo de burro grande.

Si te pasas de gramaje, tu libro resultará demasiado rígido.

La tapa dura (cartoné)

La tapa dura puede ser al cromo o estampado cromado.

Ya, parece un galimatías.

Te lo digo en cristiano:

Al cromo es un cartón más o menos grueso sobre el que se pega un papel estucado impreso a todo color.

Es la típica que lleva las mismas fotos, dibujos o colores que una en tapa blanda. Tal que así:

En cambio, estampado cromado es una cubierta hecha de un material noble sobre el que no se imprime nada, por ejemplo piel o guaflex.

Se le pueden aplicar hierros (dorados, plata, negros) con texto o pequeños dibujos monocromos.

Tal que así:

La sobrecubierta

Cualquier libro, ya sea tapa dura o blanda, puede llevar una sobrecubierta, aunque habitualmente la llevan los libros estampados cromados, para permitir que tenga una portada llamativa con colores, dibujos, fotos, bajo la cual se esconda la tapa dura lujosa.

Guardas, cabezadas, cintas y lomos

Las guardas son las primeras y las últimas páginas de un libro en tapa dura.

Suele utilizarse un papel más resistente que el del resto del libro porque las guardas sirven para pegar toda la tripa (el interior) a la cubierta.

Lo normal es usar un papel negro, blanco o de otros colores, aunque también se pueden imprimir.

Las cabezadas son un remate de hilo para la encuadernación cosida, situado en la parte superior e inferior, pegadas al lomo, en el canto. Se pueden elegir los colores de los hilos.

Las cintas de registro son las tiras de tela que salen de las cabezadas y que ayudan a marcar la página en la que has interrumpido la lectura. También aquí se puede elegir el color.

Una vez hicimos un libro en el que nos pidieron incluir varias cintas de registro de distintos colores y quedó una edición muy especial y bonita.

El lomo puede ser cuadrado o redondo.

Los acabados UVI y 3D

En las cubiertas plastificadas se puede aplicar este efecto especial, la reserva UVI, para destacar una parte de la portada.

Por ejemplo, si el plastificado general es brillo, se elige una zona y se plastifica en mate para que destaque. Y viceversa, si el plastificado general es mate, se elige una parte para plastificarla en brillo y conseguir así que llame más la atención.

El 3D es añadir capas de plastificado para que una parte de la cubierta tenga cierto relieve.

El veredicto

Te decimos lo de siempre: no existe un acabado que siempre funcione, tienes que valorar el tipo de libro que tienes entre manos.

Por ejemplo: la tapa dura en un libro de texto es una idea malísima porque los niños tienen que llevar esos libros en su mochila y no interesa que pesen.

Pero en un álbum infantil, la tapa dura es casi obligatoria porque la percepción de ese tipo de libros baja muchísimo si son en tapa blanda.

Luego, claro, está el presupuesto.

La tapa dura es muy cara, sobre todo en tirajes cortos (por debajo de 500 ejemplares).

Si necesitas consejo, ya sabes dónde estamos.

NO TE APUNTES A ESTA NEWSLETTER

Se dicen palabrotas (como Gestapo).

Sale gente sospechosa: panaderos astutos, poetas bajitos, niños publicistas, el hermano de John Wayne.

Hay clientes que discuten con nosotros.

Se producen encuentros imposibles, vergonzosas confesiones de editores en la penúltima copa de la noche, elogios de la vanidad.

Y no, no vamos a revelarte el secreto para vender miles de libros, ni tampoco la fórmula del elixir de la eterna juventud.

Eso lo tienes al alcance de la mano en cualquier otra newsletter.

Nosotros vamos a enviarte emails contándote cómo funciona realmente esto de PUBLICAR Y AUTOEDITAR UN LIBRO.

Si te interesa, tienes los detalles abajo.

Y si no, tan amigos.

Vale

Acepto vuestra política de privacidad.


Ir al siguiente post: Encuadernación:
¿pegado o cosido?

 12 Responses 

  1. Juan David

    Por qué los libros de tapa blanda es más caro?
    Y cuál sería más recomendable comprar de ambos?
    Gracias

    • UNO editorial

      Hola, gracias por tu comentario. La tapa blanda es lo más barato a la hora de editar un libro. Lo recomendable depende mucho del presupuesto que uno tenga, de sus preferencias estéticas y del tipo de libro que se esté editando.

  2. Eider

    ¿En los libros de tapa blanda vienen la misma cantidad de hojas que en un libro de tapa dura?

    • UNO editorial

      Hola, sí, las hojas o páginas de un libro no tienen nada que ver con su cubierta. Saludos

  3. Priscila

    Hola, quiero imprimir un libro para niños de 0 a 2 años que tiene 8 páginas, quería saber que tipo de papel es el adecuado, desde ya gracias.

    • UNO editorial

      Hola, gracias por tu comentario.
      Para niños tan pequeños lo suyo es usar cartón, al que se le pega papel impreso en ambos lados, y que luego se encuaderna con cola. Es un proceso muy caro y que muy pocas imprentas realizan, y en todo caso solo tendrá sentido si haces un tiraje largo (de 500, mejor de 1.000 ejemplares). Esperamos haberte sido de ayuda.

  4. Gaby Liz

    Quería saber que tipo de papel y pasta es el más adecuado para un libro de 34 hojas

    • UNO editorial

      Hola, gracias por tu comentario.
      Depende mucho del tipo de libro que sea, del tamaño al que lo vayas a editar y del presupuesto que tengas. Si es un libro de prosa o poesía en un tamaño de A5 o similar, para algo de 68 páginas (34 hojas * 2 = 68 páginas) vale perfectamente un papel offset normal, blanco o ahuesado, de 90 gramos. Y una cubierta normal, cartulina gráfica, de 250 gramos o similar.

  5. Juan Mario

    Hola muy buenos días. Estudio una maestría en la que se nos pide hacer la producción de un libro. Yo he escogido la linea editorial de libros infantiles, en un rango de edades de 6 a 10 años. La idea es que sea un libro ilustrado de cuentos y por tanto, atractivo para los niños como objeto. Está pensado para 50 páginas tamaño carta (216 x 279 mm) ¿Cuál sería la mejor elección de material para la tapa del libro?

    • UNO editorial

      Hola, gracias por tu comentario. Ese tipo de libros suelen ir en tapa dura al cromo pero se trata de un formato caro, necesitarás un tiraje largo (al menos de 500 ejemplares) para que empiece a tener un coste asumible.
      Mucha suerte con tu proyecto.

  6. Hola, tengo un proyecto familiar, es la historia de la familia, con contenido, historias y fotografías, quisiera realizar unas 100 copias, que material es más conveniente para mi proyecto??, agradecería mucho tu consejo.

    • UNO editorial

      Hola, te recomendamos tapa blanda salvo que tengas un presupuesto elevado y puedas gastar 4 o 5 € más por libro en la tapa dura.
      Si quieres presupuesto, escríbenos a info@unoeditorial.com o usa nuestra calculadora de precios.

Responder a Gaby Liz Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

3 × 2 =