Image Image Image Image Image

¿Tapa blanda o tapa dura?

Ir al índice de la Guía

 

 

La cubierta de un libro (su portada, su lomo, su contra y sus solapas si las lleva) puede ser básicamente de dos tipos: blanda o dura.
Si es blanda puede llevar solapas.

Libro con solapas y sin solapas (offset).

 

 

Y si es dura puede llevar sobrecubierta y/o guardas (impresas o no).

Tapa dura al cromo. Permite imprimir lo que se quiera: imágenes, fotos.

 

La cubierta blanda más extendida es una cartulina de unos 250/300 gramos, llamada gráfica porque no lleva la parte interior estucada (algo más propio de una revista), que se imprime por una de sus caras (portada, lomo y contra) y por la otra no. Se suele plastificar en brillo o mate para protegerla sobre todo de manchas, ya que el papel al ser poroso absorbe los líquidos con mucha facilidad.

librosvarios1

 

Existen otros materiales para tapa blanda. Quizá el más utilizado después de la cartulina gráfica es la cartulina verjurado. Se trata de un material rugoso, que suele ser blanco o marrón, que no se suele plastificar, y que penaliza la calidad de impresión (al ser rugoso da menos calidad) y la resistencia a agresiones exteriores (al no ir plastificada) a cambio de un aspecto mucho más elegante.

Prestigio acabado digital.

 

Las solapas son la extensión de la cubierta que se dobla hacia dentro (una por cada lado) y que suelen contener una biografía del autor (o a veces nada). Contribuyen a mantener la integridad del libro ya que protegen su plastificado (al llevarse uno de sus bordes al interior del libro), aumentan su cuerpo (muy interesante en libros finos) y evitan que la cubierta se combe hacia afuera (ya que crean un contrapeso en su extremo exterior).

Libro con solapas y sin solapas (abiertos y offset).

 

La tapa dura puede ser de muchos tipos pero lo más habitual es al cromo, o estampado cromado en diversos materiales (guaflex, piel, etc.)

La cubierta tapa dura al cromo consiste en una pasta dura de papel sobre la que se pega una fina lámina impresa, lo que permite ilustrar la cubierta con lo que se quiera, sin ningún tipo de limitación de color o de calidad.

Otro ejemplo de tapa dura al cromo.

 

La tapa dura estampado cromado consiste en una cubierta hecha de un material noble, sobre la que no se puede imprimir más allá del estampado, éste suele ser monocromo (dorado, plata, blanco, etc.) y de elementos sencillos (letras, un logo). Según la nobleza del material, este tipo de tapa dura será más o menos cara. Lo más extendido es el guaflex, que existe en infinidad de colores y relieves.

Tapa dura guaflex (estampado cromado), dos acabados: en azul y en negro.

 

Normalmente los libros en tapa dura estampado cromado llevan una sobrecubierta o camisa, que rodea su cubierta y los protege de manchas, rayaduras, etc. La sobrecubierta se puede imprimir como se desee.

Sobrecubiertas para libros de tapa dura.

 

 

Ir al siguiente post: Encuadernación:
¿pegado o cosido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*