Image Image Image Image Image
¡Llámanos! 967 10 51 41   |   info@unoeditorial.com

¿Qué tamaño elijo para mi libro?

Ir al índice de la Guía

Te lo pondremos fácil: sobre el tamaño solo tienes que pensar en dos cosas:

1) El tipo de libro que tienes entre manos.

2) El tipo de canal por el que lo vas hacer público.

El tipo de libro que tienes entre manos

La mayoría de los libros que se editan son pequeños, es decir, por debajo del A5 europeo (hasta 14,8×21 cm) o del media carta anglosajón (hasta 5,5×8,5 pulgadas).

Los tamaños medianos, por debajo del A5 ampliado europeo (hasta 17×24 cm) y del trade anglosajón (6×9 pulgadas), se eligen para libros:

-Muy extensos: para evitar que sean demasiado gruesos y poco manejables.

-Con figuras (fotos, ilustraciones, gráficos, etc.): para que se vean más grandes.

-Que quieren llamar la atención: por ejemplo novedades editoriales, primeras ediciones, etc. Se busca que el libro destaque en la tienda por su tamaño, y que transmita valor.

Los tamaños grandes, por debajo (o por encima) del A4 europeo (21×29,7 cm) o del letter anglosajón (8,5×11 pulgadas), se eligen para libros:

-De texto: manuales, libros de ejercicios, etc.

-Gráficos: libros de fotografía, catálogos de arte, cómics, álbumes ilustrados.

-De partituras.

El tipo de canal por el que lo vas a hacer público

Esto es como cuando cocinas.

Si estás haciendo un libro casero, para ti, puedes hacerlo del tamaño que más te guste sin pensar en nada más pero, si te quieres meter en otros berenjenales, conviene que le des algunas vueltas al asunto para intentar que tu decisión se ajuste a las expectativas de los lectores.

Hace poco, nos llamó un autor con un libro de senderismo, de una ruta, lleno de fotos. Lo quería comercializar en papel bajo demanda en Amazon. Para que se vieran bien las fotos, lo volcamos en 17×24 cm, pero calculamos que todo el contenido acabaría en un libro de ¡600 páginas en color! Y casi 2/3 eran fotos de gente sentada cenando.

Le dijimos tres cosas:

Si quieres hacer un libro familiar, de recuerdo, de tu ruta con tus amigos, estupendo.

Si quieres hacer un libro de viajes, pensado para que alguien evoque el viaje de otro desde su casa, tienes que quitar el 90% de las fotos.

Si quieres hacer una guía práctica que sirva de referencia para otros senderistas que quieran hacer esa misma ruta, tienes que reducirlo drásticamente en su tamaño y extensión, porque no hay Dios que cargue con algo así durante kilómetros y kilómetros andando.

Otro ejemplo:

También recientemente publicamos un libro de reflexiones, cortito, para leer poco a poco, en ratos sueltos, y su autora quería que fuera muy transportable.

Nuestro planteamiento fue un tamaño de 11×17 cm, que entra dentro de los mínimos de impresión bajo demanda de Amazon y al mismo tiempo cabe en el bolsillo trasero de un pantalón.

El tamaño también es importante si planeas que el libro tenga una distribución convencional.

Para novelas nosotros usamos mucho el formato de 15×23 cm (mediano), que es manejable pero a la vez llama la atención en la mesa de novedades y da sensación de valor (lo que te decía antes).

Pero ojo no te pases de original porque lo mismo metes la pata.

Tu libro es tan alto o tan ancho que el librero no sabe dónde ponerte y lo devuelve.

O pasa justo lo contrario y lo petas: como no cabes en los sitios normales, el librero te coloca en un sitio maravilloso, homérico, inmejorable.

Si vas a trabajar con plataformas de impresión bajo demanda, como Amazon o como Lulu, tienes que tener en cuenta sus limitaciones y exigencias.

Por ejemplo, Amazon, en su distribución expandida en librerías de Estados Unidos, solo acepta estándares anglosajones. Es raro que a un autor español le interese este tipo de distribución, pero te lo contamos por si es tu caso.

Preguntas que te estás haciendo (casi) seguro

>¿Puedo experimentar con hacer el libro más vertical que horizontal, con formatos cuadrados…?

Sí, puedes buscar que tu libro sea más estrecho, más ancho, cuadrado… pero no pierdas de vista esto: los libros son sobre todo verticales.

¿Eso qué significa?

Que si tu libro se sale de los límites de la realidad, te puedes encontrar con limitaciones de todo tipo en la imprenta, en la librería, en las cajas para transportarlo, etc.

Y además es más caro hacer libros horizontales.

También te digo: nosotros somos gente sencilla, poco extravagante, pero si estás dispuesto a liarla parda (y asumir las consecuencias) te insisto en que un formato loco puede ser un puntazo promocional.

>¿Cómo afecta el tamaño al precio de impresión?

No pienses en el precio porque en esto del tamaño da igual.

Y me dirás: ¿Pero un libro de 100 páginas en A5 no es más barato que el mismo libro de 100 páginas en A4?

Sí.

Pero eso no pasa casi nunca.

Lo normal es que la misma novela de 40.000 palabras ocupe 160 páginas en A5 y 80 en A4.

Es decir que una cosa compensa a la otra: El mismo contenido editado a más tamaño, ocupa menos páginas, y viceversa.

Así que más que en el coste, a la hora de decidir el tamaño te tienes que concentrar en lo que te decíamos al principio: el tipo de libro y la comercialización.

>Es buena idea fijarse en qué tamaños usan las editoriales tradicionales?

Sí. Una buena manera de decidir el tamaño es mirar en la tienda libros similares al tuyo (en temática, etc.) para ver el tamaño que tienen.

Eso te dará una información bastante fiable de cómo está el patio ahora mismo.

Otra fuente de información es tu librería personal, aunque tienes que tener cuidado con eso porque igual está un poco desfasada.

Por ejemplo, aunque es otro tema, los tamaños de letra que se usan ahora no tienen nada que ver con los tamaños de letra de hace 30 años.

Hoy editas algo con esa letra diminuta, y te lo tiran a la cara.

También tienes que tener cuidado con las mega optimizaciones.

Las editoriales convencionales planifican producciones de muchos títulos, con tirajes muy largos, en imprentas offset con planchas grandes en las que meten varios libros a la vez.

Eso obliga a veces a poner tamaños raros a los libros (por ejemplo 13,6×19,2 cm).

¿Esos picos en los milímetros responden a una oscura y genial decisión del departamento de Diseño?

No.

Es más bien una condición que ha puesto el de Producción para que entraran tres libros en la plancha de de 64×90 cm (por decir algo), que es la máquina que tiene el impresor elegido para el trabajo.

Tenlo en mente cuando veas tamaños que no te cuadren mucho en las librerías. Y también cuando hables con tu impresor: quizá puedas entrar en una de esas mega optimizaciones haciendo unos pequeños ajustes.

El libro de bolsillo no es un libro que cabe en un bolsillo

Todas las semanas, pero todas, alguien nos dice:
¿El tamaño? Pues mi libro lo quiero de bolsillo.

Y, bueno, el problema es que el bolsillo no es un tamaño que cabe en un bolsillo (por cierto, cuántos libros que caben en un bolsillo tienes en tu casa), sino un tipo de edición muy barato que se puede comprar con dinero de bolsillo (pocket money).

Lo inventó la editorial Penguin (hoy en día una de las más grandes del mundo) a principios del siglo XX, y son libros en tapa blanda y materiales económicos pero con textos cuidados y de calidad.

Se trataba de que las personas normales, pudieran comprar libros buenos al mismo precio que un paquete de cigarrillos o un café.

Los libros de aquel entonces valían 30 o 40 veces más que eso.

Eran más bien grandes, encuadernados con tapas duras de piel, en papeles buenos. Estaban hechos para vivir en las bibliotecas de las mansiones y las universidades.

Para ser casi inertes.

Sin embargo los libros de bolsillo eran ligeros como la brisa y por eso llegaban a todas partes: a los kioscos, a los bancos del parque, a las pequeñas estanterías en las casas de los obreros, a los colegios de primaria, a los petates de los soldados en campaña…

Fue una revolución.

Uno de esos momentos estelares de la historia de la cultura.

La autoedición, por su propia naturaleza guerrillera, está más cerca de la filosofía del libro de bolsillo que de las ediciones de lujo, numeradas y en tapa dura.

Por eso casi todos los libros autoeditados se hacen en tapa blanda, imprenta inkjet, papeles sencillos…

Están hechos para volar.

NO TE APUNTES A ESTA NEWSLETTER

Se dicen palabrotas (como Gestapo).

Sale gente sospechosa: panaderos astutos, poetas bajitos, niños publicistas, el hermano de John Wayne.

Hay clientes que discuten con nosotros.

Se producen encuentros imposibles, vergonzosas confesiones de editores en la penúltima copa de la noche, elogios de la vanidad.

Y no, no vamos a revelarte el secreto para vender miles de libros, ni tampoco la fórmula del elixir de la eterna juventud.

Eso lo tienes al alcance de la mano en cualquier otra newsletter.

Nosotros vamos a enviarte emails contándote cómo funciona realmente esto de PUBLICAR Y AUTOEDITAR UN LIBRO.

Si te interesa, tienes los detalles abajo.

Y si no, tan amigos.

Vale

Acepto vuestra política de privacidad.


Ir al siguiente post: ¿Qué papel elijo
para mi libro?

 4 Responses 

  1. Luis Morales

    Estoy escribiendo un ensayo que contendrá entre 60 y 80 páginas, contando hojas separadoras en blanco, en formato A 5.
    No tiene ilustraciones, ni gráficos.
    He pensado en tapa blanda y quería saber qué pasos tengo que dar, aparte de registrarlo en la Oficina Registro de la Propiedad Intelectual.
    Como no sé cuantas unidades podrán venderse, quisiera que los costes no se disparen, hasta ver si luego calara y se vendiesen en cantidad, ¡ojala!

  2. Manuel Lorenzo

    Buenos días:

    Os quiero preguntar quiero hacer un Manual o libro de bolsillo para mi gremio de Celadores, que precio saldría ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

15 + dos =