Image Image Image Image Image
¡Llámanos! 967 10 51 41   |   info@unoeditorial.com

Los metadatos

Ir al índice de la Guía

 

 

Los metadatos son datos sobre datos, un conjunto estructurado de datos que describen algo.

En cristiano y aplicado a los libros: el título de una obra, el autor, las páginas, la materia, el precio… son metadatos.

Es importante tener en cuenta que en el caso de los libros, los metadatos describen tanto el producto desde un punto de vista físico (tamaño, número de páginas, tipo de ebook) como desde el punto de vista de la experiencia que proporciona al lector (novela romántica sobre vampiros ambientada en el siglo XVI, por ejemplo).

Se usan principalmente para dos cosas: ayudar a los vendedores y distribuidores a comercializar los libros y ayudar al lector a encontrar lo que busca.

Los metadatos han cobrado especial importancia con la venta online y el aumento exponencial de libros que permanecen a la venta indefinidamente, pero en realidad son muy antiguos: se tiene constancia de que ya en la Biblioteca de Alejandría (construida en el s. III a.C.) se organizaban las obras en función de un sistema de categorías.

 

El proceso tiene dos momentos:
-Subida: cuando el editor o autor proporciona los metadatos en las distintas plataformas de venta, agregadores, etc.
-Bajada: cuando esos metadatos fluyen corriente abajo por la cadena de suministro hasta las librerías, socios comerciales y, finalmente, el lector.

 

Un autor independiente tiene que aportar metadatos en dos momentos principalmente:
-Al tramitar el ISBN.
-Al subir su libro a cualquier plataforma en línea de distribución y venta (Amazon, etc.)

 

Aparte existen también agregadores de metadatos, como DILVE en España, que crean servicios y productos a partir de ellos pero que no participan en la venta de los libros. Su función es más bien la de recopilar, enriquecer y ofrecer paquetes de datos de libros en un flujo constante y dinámico. El acceso a este tipo de agregadores suele tener un coste, dependiendo del tipo de ISBN tramitado. En el caso de los ISBN autor-editor cuesta 35 € (a sumar a los 45 € de la compra del ISBN).
Dilve utiliza ONIX libros, un estándar internacional basado en XML, que permite la comunicación global sin limitaciones de lenguaje, lo que disminuye la intervención manual en el proceso, enriquece la exactitud y aumenta la velocidad.

 

El futuro de los metadatos
Algunos autores afirman que el futuro de los metadatos es, bueno, ¡convertirse en datos! Es decir, que las búsquedas de contenido no se basarán en un conjunto de datos compilados por un humano, sino en el propio contenido del libro (título, texto, etc.) rastreado por las herramientas adecuadas. Eso implica la desaparición de los índices de materias, las palabras de búsqueda y demás, para dejarlo todo en un diálogo entre el libro en sí y los motores de búsqueda, que serán capaces de detectar las propuestas de la obra y mostrarlas en las búsquedas adecuadas.
Como muestra adjuntamos este artículo de una bibliotecaria de la Universidad de Utrecht que propone usar el buscador de Google para organizar el contenido de las bibliotecas.

Más información:
El Manual de los Metadatos

 

 

IBIC, BISAC, BIC, THEMA y otras chicas del montón 

 

Otro asunto que suele preocupar a los autores independientes son los estándares de materias, es decir, la terminología predefinida y controlada que se utiliza para describir el género y la materia de un libro.

Por ejemplo: Poesía, Historia de España, Comentarios Bíblicos o Novela negra.

Como es lógico estas listas de términos son modificadas y actualizadas regularmente.

Estos son los principales estándares de materias utilizados en el mundo:

BISAC (Book Industry Standards and Communications). El estándar norteamericano, usado en Estados Unidos y Canadá. Es por ejemplo el que usa Amazon así que conviene estar familiarizado con él si es que piensas vender tu libro a través de su plataforma.

BIC (Book Industry Comunication). El estándar británico, utilizado por Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.

IBIC (International Book Industry Categories). Es un sistema internacional de clasificación de materias y con orientación comercial. Es el que se usa en el ISBN español.

Thema Category Scheme. Thema es un nuevo sistema global de clasificación de libros por materias que intenta superar los múltiples esquemas nacionales y facilitar el intercambio de información global.

Algunos libreros establecen sus propias listas de materias en sus páginas web, diferentes a las de IBIC o BISAC, pero lo normal es que sean ellos mismos los que realicen el trabajo de adaptar el libro a sus sistemas de clasificación a partir de la información proporcionada en los estándares.

 

Más información:

Listado de materias IBIC y guía de uso
Listado de materias BISAC y guía de uso (en inglés)

 

 

Consejos prácticos

 

-Tómate los metadatos muy en serio. Son tan importantes o más que la portada de tu libro, especialmente si pretendes tener algún tipo de relevancia en las librerías online.

-Intenta ser lo más preciso posible, no pienses que estás perdiendo lectores potenciales, más bien es al revés, estás encontrando a los lectores de tu libro.

-Rellena todos los metadatos que te pidan, aunque no sean obligatorios.

Experimenta: si tu libro no funciona en una categoría (IBIC o BISAC), cámbialo. Si las palabras clave no producen impacto, busca otras. Una de tus ventajas con respecto a las editoriales es que tienes mucha más maniobrabilidad a la hora de modificar y monitorizar los resultados de tus metadatos.

-Ponte en el lugar del lector: cómo piensas que encontraría tu libro un lector que buscase algo de esa temática.

 

A la hora de asignar la materia al libro:

-Asegúrate de que la primera categoría describe el tema principal de la obra.

-Clasifica el libro con la mayor precisión posible.

-Asigna tantas categorías como necesites (normalmente cuatro o cinco suelen ser suficientes).

-Las categorías son jerárquicas y contienen el elemento anterior, así que no es necesario indicar categorías inmediatamente superiores a la elegida. Es decir no tiene sentido asignar Ficción General y Ficción Romántica; sobra el primero.

-Si hay dudas, conviene optar siempre por una generalista frente a una específica.

-Añade calificadores para ampliar la descripción (geográfico, lengua, período histórico, fines didácticos, edad de interés).

 

 

Ir al siguiente post: ¿Qué tipo de imprenta
elijo para mi libro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

cinco × dos =