Image Image Image Image Image

La revolución del mundo editorial

Ir al índice de la Guía

 

 

Para entender en qué ha cambiado el mundo editorial, primero hay que analizar cuál era el papel de las editoriales convencionales.

 

Realizar la inversión. Los costes de producir (imprimir) un libro eran muy elevados y la propia tecnología obligaba a imprimir enormes tirajes para obtener un precio asumible. Normalmente la editorial era la dueña de ese capital necesario para invertir en una obra.

 

Tener el know-how editorial. Las editoriales contaban con equipos de profesionales (editores, correctores, maquetadores, diseñadores, etc.) que trabajaban en el complejo proceso de producción del libro.

 

Tener una red comercial. Las editoriales trabajaban con distribuidores y libreros, lo que les permitía “colocar” sus libros en el mercado, normalmente a nivel nacional. En virtud de su tamaño tendrán más o menos fuerza a la hora de obtener los mejores sitios en la librería y la máxima permanencia.

 

El papel prescriptor: La editorial elige de entre toda la oferta disponible aquellos libros que piensa que van a interesar a su audiencia por su calidad, por los temas tratados, etc. Es decir que el lector deposita en la editorial la responsabilidad de hacer una primera selección. En los libros autoeditados el lector puede sentir cierta desconfianza sobre los contenidos al depender estos exclusivamente de la decisión de su propio autor.

 

En qué han cambiado las cosas

 

La informática y la impresión digital han simplificado enormemente los procesos de trabajo y han permitido tirajes cortos (de 50, 100 ejemplares) a precios muy competitivos. Imprimir un libro es ahora una inversión al alcance de cualquiera que tenga 100 €. La última vuelta de tuerca es la Impresión Bajo Demanda (PoD, Print on Demand) que permite imprimir un solo ejemplar en el momento de la compra, lo que elimina la necesidad (y la inversión) de tener stock de un libro, y al mismo tiempo saca de la ecuación a los distribuidores.

 

-La informática también ha reducido la complejidad de todo el proceso de preimpresión de un libro. Además hay una mayor oferta de profesionales del ramo que ofrecen sus servicios a cambio de unas tarifas asequibles.

 

-El formato digital, ebook, ha sacado a la imprenta y a la librería de la ecuación. Nunca editar un libro fue tan barato ni ofrecerlo potencialmente a todos los lectores del mundo tan fácil.

 

-Por último las librerías online, tanto en la venta de libros en papel como en la venta de ebooks, han dado la última vuelta a la tortilla iniciando un cambio en los hábitos de compra y revolucionando la distribución y venta de los libros tal y como se entendía hasta ahora (previas del libro de libre acceso para decidir la compra, recomendaciones en línea de otros autores, etc.)

 

 

Ir al siguiente post: Amazon, Kindle y el algoritmo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*