Image Image Image Image Image

Encuadernación: ¿pegado o cosido?

Ir al índice de la Guía

 

 

La encuadernación puede ser pegada o cosida en cartoné (tapa dura) o en rústica (tapa blanda). También existen otras posibilidades como el Wire-O (canutillo) o la grapa

 

Pegado: Es el tipo de encuadernación que más se ha desarrollado en los últimos años, en paralelo con las tecnologías de impresión, y en la misma línea de abaratar y acelerar la producción de libros en tirajes cortísimos. Consiste en pegar todas las hojas con cola al interior del lomo del libro. Se distingue a simple vista porque cuando se mira el libro de canto sus páginas no se dividen en cuadernillos.

 

El primer miedo que tienen todos los autores con el pegado es si se va a romper su libro. Hoy en día, y con pegados como el PUR o el EVA, eso es prácticamente imposible. Por su precio, por su plazo y por su acabado, el encuadernado pegado suele ser la mejor opción para libros de lectura (novelas, etc.). En libros gráficos que lleven papel estucado, que tengan pocas páginas o a los que se le vaya a dar un uso más intensivo (por ejemplo manuales) puede ser recomendable plantearse un encuadernado cosido.

 

Cosido: Es el clásico por excelencia. Consiste en dividir el libro en cuadernillos que se cosen entre sí. Una vez unidas todas las páginas que forman el interior del libro, se pega el conjunto con cola a la cubierta por el reverso del lomo. El cosido es más caro y más lento que el pegado, pero obtiene mejores resultados, sobre todo si hablamos de flexibilidad más que de resistencia. Muy recomendable en libros demasiado finos o demasiado gruesos, en libros con papel estucado (que en general pega peor que el papel offset), o en libros que vayan a tener un uso intensivo (manuales).

 

Wire-O o canutillo: Aquí se encuaderna el libro engarzándolo en una pieza de plástico en forma de espiral, a través de unos agujeros realizados en uno de los lados de las páginas. Nosotros desaconsejamos este tipo de encuadernación, salvo que no haya más remedio. Por ejemplo no hace mucho realizamos un libro de fotografías en 3D y uno de los requisitos era que el libro se pudiera abrir 180 grados, algo imposible con una encuadernación pegado o cosido. El Wire-O no es más barato que el pegado, contrariamente a lo que pudiera parecer.

 

Grapa: Otra encuadernación que sólo se debe usar si no queda más remedio (por ejemplo en libros demasiado cortos de 16 o 24 páginas).

 

 

Ir al siguiente post: Apuntes sobre materiales
y acabados para autoediciones

 2 Responses 

  1. Eliberto Bravo Chapoñan

    Deseo cotizar un libro

    • UNO editorial

      Hola, gracias por tu email. Desde dónde nos escribes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*