Image Image Image Image Image

¿El ebook va a enterrar al libro en papel?

Ir al índice de la Guía

 

 

Siempre pasa con las cosas nuevas: enseguida encuentran detractores furibundos y apóstoles desatados. Y con el ebook estaba claro que se iba a montar una buena: el libro en papel es probablemente el objeto cultural más poderoso en el imaginario colectivo, así que cualquier desafío a su existencia motivará opiniones muy enconadas.

 

¿Es razonable pensar que el libro en papel (caro, poco ecológico, menos eficiente en su distribución y almacenaje) acabará siendo sustituido progresivamente por el ebook? Sí y no: sí en todo lo que el ebook puede sustituir a un libro; no en aquellas cosas en las que el libro da algo más (el libro se puede dejar, regalar, heredar; es un objeto que se convierte en adorno una vez leído; no necesita electricidad para cumplir con su función; hay quien dice que leer en papel favorece una concentración mayor y por tanto una mejor asimilación de su contenido…).

 

Las últimas cifras sobre esto parecen indicar un estancamiento en el, hasta ahora imparable, crecimiento del ebook. En Estados Unidos ha descendido la venta de ebooks que pasa del 23% al 21%, mientras que el libro en tapa blanda sube del 42 al 43% (fuente: Nielsen).

 

En EEUU las ventas de literatura juvenil en papel subieron un 12% en 2014, y una encuesta de The Bookseller afirma que el 73% de los jóvenes entre 16 y 24 años prefiere el papel. Otro sondeo de Nielsen señala que sólo el 20% de los norteamericanos de entre 13 y 17 años compra ebooks.

 

En España, el ebook tiene aún menos aceptación. Según el CIS, el 79,7% de los lectores prefiere papel que ebook. Entre 18 y 24 años el porcentaje sube al 80,1%. El 46,6% muestra su poca o nula predisposición a leer libros electrónicos en el futuro.

 

A la pregunta “¿prefieres un libro impreso a un ebook?” realizada a 1.600 jóvenes españoles de entre 15 y 25 años, el 65% contestó que prefiere un libro impreso por su posibilidad de venderlo de segunda mano, la textura, el olor, la idea de coleccionarlo, compartirlo, llenar la estantería, la moda retro…

 

Según el Observatorio del Libro el ebook apenas llega al 4% de la facturación total del libro en España, aunque es difícil establecer el peso real porque no se cuenta con datos de vendedores importantes, por ejemplo, Amazon.

 

Por contra, todo el fenómeno de autores independientes que se ha desarrollado en Estados Unidos en los últimos años se ha producido principalmente en el entorno del ebook. Por qué: porque los cuatro millones de norteamericanos que recibieron de regalo de Navidad un Kindle en 2010 querían poder comprar ebooks para sus libros, porque las editoriales convencionales no se los dieron (retrasaban el lanzamiento de la versión ebook de las novedades, los vendían a precios desorbitados… todo para proteger su negocio en papel), porque ese vacío lo ocuparon autores independientes que ofrecían contenidos de calidad a precios razonables. Una vez más, y como le ha pasado ya a la prensa y a las discográficas, en internet si no das el paso tú, lo dará otro.

 

 

Ir al siguiente post: Conclusiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*