Image Image Image Image Image

¿Dónde vendo mi libro en internet?

Ir al índice de la Guía

 

 

La oferta para vender un libro a través de internet es tan amplia que casi marea, pero en realidad todo gira en torno a tres preguntas, a saber:

>¿La tienda tiene compradores? Al igual que en las librerías a pie de calle, lo que nos interesa es que los lectores frecuenten la tienda. Nadie quiere vender en un local que no recibe visitas.

>¿La tienda tiene mecanismos objetivos que permitan mostrar mi libro (por ejemplo en la portada) si alcanza la relevancia adecuada (por ejemplo por ventas o comentarios); o más bien la tienda decide sus portadas y espacios promocionales discrecionalmente (o los vende, que también pasa)?

>¿La tienda es eficiente en su gestión: cobros, envíos, recuento de ventas, informes, pagos a autores, etc.?

Con estas premisas vamos a ir analizando las principales opciones que hoy existen en el mercado:

En papel sólo tendrás acceso a los grandes vendedores en régimen de impresión bajo demanda, aquellos que la tengan (es raro, aunque no imposible, que acepten vender tu stock impreso, pero para ello necesitarás trabajar con una distribuidora). En España eso sucede principalmente con Amazon (Create Space), que permite subir los PDF de imprenta de tu libro y ponerlo a la venta en sus tiendas, en papel, imprimiendo ejemplares según los va vendiendo. Respondiendo a las preguntas de rigor: Amazon sí tiene compradores, y muchos; Amazon sí tiene mecanismos objetivos para promocionar tu libro según la relevancia; Amazon sí es razonablemente eficiente en la gestión de cobros, envíos, informes, pagos, etc. ¿Lo malo? Hay un millón de libros sólo en Amazon.es y te costará mucho hacerte un hueco. Puedes leer más sobre esto aquí.

Si quieres vender tu stock puedes hacerlo directamente desde tu sitio web (regalando por ejemplo los gastos de envío), o a través de una librería pequeña que tenga tienda online. En el primer caso tendrás una tienda con pocos compradores, máxima relevancia, y máxima eficacia en la gestión (la tuya propia). En el segundo caso, dependerá de la librería, pero lo normal es que no tenga muchos compradores en línea ni mecanismos objetivos de relevancia.La gestión dependerá de cada tienda.

También puedes usar los servicios de plataformas como Bubok o Lulu, que venden el libro en impresión bajo demanda, pero no esperes grandes cifras ya que estas webs no son propiamente librerías sino portales de autoedición, es decir, no tienen compradores porque no se perciben como librerías. Sí que cuentan con mecanismos de relevancia objetivos y suelen ser eficaces en su gestión.

 

En ebook la cosa cambia y las posibilidades se multiplican. Son muchas librerías las que deciden poner en línea una tienda de ebook, pero muy pocas las que realmente consiguen su objetivo: vender.

 

En los últimos años el modelo que se había impuesto era el inventado por Amazon: una librería online asociada a un reader o lector de ebooks (Kindle) muy barato y fácil de adquirir. Apuestas parecidas  hicieron la Casa del libro (Tagus), Apple (iPad, Iphone), y también Kobo y Barnes&Noble (Nook), cuya presencia en España es poco significativa.

Sin embargo últimamente parece que los reader están cediendo terreno a los smartphones, lo que está imponiendo una especie de sistema multiplataforma que viene a ser algo así como “lee el libro donde quieras”: en tu PC, en tu Apple, en tu smartphone, en tu tablet, etc., o en nuestro reader. Casi todos los grandes trabajan ya en esta línea, y hay modelos de negocio, como Lektu, que vende ebooks de una manera sencilla y rápida, para todos los readers (esa es la novedad) y en todos los formatos.

El rey aquí es Amazon, cuya cuota de mercado en ebooks se estima que es superior al 80%, probablemente más en España (no hay cifras), seguida por Apple (en torno al 10%). El resto tiene cuotas de mercado muy bajas. Leer más.

Es decir: los lectores los tiene principalmente Amazon, que a su vez es el que propone el sistema de promoción más accesible para autores independientes (una meritocracia de ventas y valoraciones), y una gestión eficaz y solvente de los informes, pagos, etc. Los demás, en el mejor de los casos, cuentan con un sistema mixto de relevancia (deciden a dedo los destacados, aunque están abiertos a sugerencias como Apple), y muchas veces tienen sistemas de gestión que convierten la experiencia del autor en un auténtico infierno. Leer más.

 

Por último existen sitios como Smashwords, una suerte de mayorista de distribución de ebooks. Aquí el autor sube a su plataforma el libro en Word, ellos lo convierten, a su costa, en un ebook listo para los principales formatos, y lo distribuyen en un montón de tiendas de ebooks y en la suya propia a cambio de una comisión sobre las ventas. Tiene la ventaja de que centralizas toda tu distribución en un sólo proveedor, no teniendo que repetir procesos cada vez que quieras cambiar precios, introducir modificaciones, etc. Por contra es un servicio totalmente orientado al mercado anglosajón (es decir, no tiene a tus lectores) y encima no distribuye en Kindle que, como ya hemos dicho antes, es el principal vendedor de ebooks del mundo. Leer más.

 

Otra opción, complementaria a estas plataformas, es tener tu propia tienda de ebooks asociada a tu página web para vender desde allí, con las mismas ventajas e inconvenientes que señalábamos al hablar de tu tienda en internet para el libro en papel. Hay aplicaciones que te permiten hacer eso fácilmente. Leer más.

Puedes ver cada una en detalle en los siguientes apartados.

 

 

Ir al siguiente post: Cómo distribuir
tu libro en papel en Amazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*