Image Image Image Image Image

Cubierta

Ir al índice de la Guía

 
 
Qué es: La cubierta abarca la portada, el lomo, la contraportada y las dos solapas, si es que las lleva. Casi siempre van a todo color. En la portada se suele poner el título del libro, el autor y alguna imagen enmarcada en un diseño más o menos sugerente.

El lomo se suele dejar para el título y el autor y permite localizar el libro fácilmente en las estanterías de una biblioteca.

En la contraportada, muy importante, se sitúa lo que llamamos “texto vendedor”, una breve reseña para darle al comprador una idea lo más certera, rápida y atractiva posible del contenido de tu libro, algo que le ayude a tomar la decisión de compra.

En las solapas, si las hay, se suele colocar una foto del autor y una pequeña biografía. A los lectores les gusta ver la cara de sus escritores favoritos, saber de su vida, humanizarlos.

 

Quién la hace: La persona más indicada para este trabajo es un diseñador gráfico, aunque también puede hacerlas un maquetador. Al primero se le suponen más recursos pero también es más caro. Todo va a depender también de tu nivel de exigencia: si estás buscando algo nunca visto, la persona indicada es un buen diseñador gráfico. Si por el contrario tienes muy pensada la cubierta y simplemente necesitas a alguien que convierta tu borrador en una cubierta profesional, probablemente te sobre con un maquetador.

Normalmente los diseñadores trabajan sobre sinopsis de los libros, combinadas con una conversación con el autor que le permita hacerse una idea de lo que está buscando. No es bueno darle demasiadas indicaciones a un diseñador gráfico porque ahogarás su creatividad y en definitiva estarás desperdiciando tu dinero, ya que no aprovecharás al máximo sus posibilidades. Suelen hacer dos o tres diseños y, si no te convence ninguno, tendrás que volver a pagar para obtener uno nuevo. También se suele cobrar si hay un exceso de modificaciones sobre el diseño presentado. Si buscas un diseñador, lo ideal es que mires antes el tipo de trabajo que hace para ver si se ajusta a lo que estás buscando.

 

Para qué sirve: Uno de los estigmas de la autoedición son sus cubiertas: no parecen profesionales. Una buena cubierta tiene que cumplir dos requisitos: llamar la atención, aunque sea por su sencillez, y dar una idea, aunque sea difusa, del contenido del libro, de la experiencia que supone leerlo.

La mayoría de los autores que nos contratan suelen tener pensado un diseño de cubierta, tanto en su estructura como en su imagen principal (que suele ser la foto o ilustración realizadas por algún amigo o familiar). Esto puede valer, más o menos, para un libro hecho sin pretensiones profesionales, para repartir en círculos íntimos, pero es muy mala idea para un libro que quiere tener una distribución profesional: una buena portada es vital a la hora de competir en una librería.

 

Cuánto vale: Una cubierta puede costar entre 100 y 500 €, según quién la haga.

 

Lo más barato: Aquí tampoco te recomendamos que utilices los servicios de ese primo que hizo un curso de diseño gráfico en el paro, o de aquel amigo que controla mucho de Photoshop. Con la cubierta te la juegas: de un solo vistazo, antes siquiera de coger tu libro, el lector puede decidir que su contenido no le interesa. Y al revés: si tu cubierta es bonita y espectacular, aumentarás el deseo por leerlo, tenerlo en la mano.

 

La portada del ebook: A la hora de hacer la portada del ebook tienes que tener en cuenta que la mayor parte del tiempo se verá con el mismo tamaño de un sello de correos, es decir, en miniatura por lo que conviene que la hagas pensando en letras grandes, que permitan leer bien el título, acompañadas en todo caso de imágenes también grandes. Las portadas con elementos demasiado pequeños se perderán en las “estanterías” de las tiendas digitales.

 

 

Ir al siguiente post: Ebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*