Image Image Image Image Image

Conclusiones

Ir al índice de la Guía

 
 

-La autoedición siempre ha servido para ocupar nichos temáticos y comerciales a los que las editoriales convencionales no llegan.
 

-Hoy en día un libro autoeditado con el planteamiento correcto puede ser un producto exactamente igual, en términos de calidad, que el de cualquier editorial convencional.

 

-La tecnología permite imprimir libros en pequeñas cantidades a un coste al alcance de cualquiera.

 

-La distribución en internet en papel bajo demanda y en ebook, principalmente a través de Amazon, permite a cualquier autor, gracias a los algoritmos de recomendación, comercializar un libro en igualdad de condiciones que una editorial. Esto abre la autoedición a nuevos nichos temáticos y comerciales, más generales, y ha permitido la aparición de bestsellers escritos por autores independientes, pero también es un mercado superpoblado en el que resulta muy difícil conseguir visibilidad.

 

-El autor puede ganar más dinero y tiene más control sobre todo lo relacionado con su obra cuando autoedita, pero también tiene que asumir muchas tareas que tradicionalmente realizaba la editorial (principalmente la promoción) además de sufragar todos los costes de su bolsillo.

 

-Las editoriales convencionales a pesar de los cambios conservan dos fortalezas: la capacidad de producir libros en papel masivamente y a costes muy bajos; y la capacidad de distribuirlos físicamente en una extensa red comercial. Eso sí, ambas sufren un desgaste inexorable por la tendencia a disminuir el stock y a hacer tirajes cortos y muy “cerca”, tanto temporal como físicamente, del momento de la compra (Impresión Bajo Demanda) y por la decadencia de su red comercial (cada dos días cierran cinco librerías en España; fuente CEGAL).

 

-El ebook es otro nuevo nicho de mercado muy propicio para la autoedición pero se está estancando (en el 21% de la facturación en EEUU) y en España aún está muy poco desarrollado (4% de la facturación).

 

-En ebook se compran sobre todo novelas, guías cortas de carácter práctico o de autoayuda, y libros de divulgación muy especializados. En papel se compran sobre todo libros de infantil y juvenil, libros de consulta y clásicos.

 

 

 

Ir al siguiente post: El mercado editorial
español
 (Enero de 2016)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*