Image Image Image Image Image

Audiolibro: una industria que en España no cuaja

Ir al índice de la Guía

 

 

A pesar de que en Estados Unidos el audiolibro es una industria boyante y en crecimiento, en España ha resultado un completo fracaso.

 

Según el Observatorio de la lectura y el Libro, el mercado registra un constante descenso desde el boom de 2008 (260 audiolibros editados), con 129 audiolibros editados en 2010; 111 en 2011; y 78 en 2012… En el último informe de enero de 2016 ni siquiera se cuantifica.

 

Ha habido varios intentos de editoriales grandes (como Alfaguara y Círculo de Lectores) que han culminado en rotundos fracasos. Además el audiolibro es muy caro de producir, si se hace bien (2000 / 3000 €), ya que es necesario que los locuten actores profesionales de doblaje.

 

Escritores como José Ovejero señalan que en los países protestantes existe la tradición de escuchar la lectura de la Biblia en el círculo familiar y, que quizá por eso, el audiolibro funciona especialmente bien en esos mercados, y no así en los países católicos.

 

Storytel es la última apuesta por este mercado, aunque su modelo es el de Spotify (cuota mensual a cambio de acceso ilimitado). Veremos qué resultados consigue en España. 

 

Su comprador es distinto del de los libros impresos

Estudios norteamericanos sobre el comprador de audiolibros proponen el siguiente perfil: adulto de 51 años, de clase media, nivel educativo medio/alto, que compra audiolibros porque los puede escuchar en el coche (57%), preferiblemente en formato CD (51%) aunque crece el formato digital (42%).

 

En España no existe un estudio similar pero desde el sector se señala que sus clientes son principalmente padres que les ponen a sus hijos cuentos en el coche, ejecutivos que buscan manuales de autoayuda para optimizar su tiempo, personas con problemas de visión, y algunos que quieren mejorar su oído escuchando libros en inglés. Últimamente se habla de un público potencial nuevo, que sería más joven y acostumbrado a escuchar podcast.

 

El audiolibro es, para entendernos, “otro negocio”, que requiere un planteamiento distinto (estudio de grabación, dobladores profesionales) al del libro impreso, y que en España no ha cuajado a pesar de que han existido iniciativas ambiciosas.

 

 

Ir al siguiente post: Qué es y para qué sirve un ISBN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*